lunes, 7 de febrero de 2011

Un vaso de agua, por favor

Si se ha visto usted zarandeado en alguna ocasión por un camarero ante la abochornada mirada de sus amigos, si se ha granjeado una fama de miserable ante su familia política, si su mujer se precipita al baño cuando llega la hora de pedir las bebidas, sepa que no está sólo: la revolución del agua del grifo avanza con paso firme.

Salvo que viva usted en lugares como Murcia (en cuyo caso ignore por completo este mensaje y pídase un botellín), le guste el gas o tenga la irresistible tentación de demostrar que es idiota, el agua embotellada es una mala alternativa frente al agua del grifo: contaminante e innecesaria. De hecho, constituye un buen símbolo de todas las preguntas importantes que deberíamos hacernos como consumidores. Para saber por qué, échenle un vistazo a este espléndido vídeo elaborado por The Story of Stuff Project (con subtítulos en castellano):


[Gracias a Saya S. por la pista.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada