viernes, 2 de julio de 2010

Más sobre África; Vicios de economistas; Paul ha escrito un libro (otra vez); Revolucionarios sugerentes: vínculos que me gustaron

- Mi club de fans de Cochabamba me ha hecho notar que hablo mucho de África y poco de América Latina. Lo sé y lo siento. Procuraré corregirme en las próximas semanas. Mientras tanto, ahí van tres interesantes píldoras sobre el territorio que se extiende alrededor de los estadios que ven ustedes en la tele: Fátima Valcárcel y Gonzalo Sánchez-Terán publican dos estupendas piezas a propósito del Mundial y de los tiranos Obiang y Bongo (ambas en FronteraD, esa revista que deben colocar cuanto antes en su carpeta de 'favoritos').

Me gustó también este gráfico interactivo que publica el FT sobre la calidad de los gobiernos africanos. Está elaborado por los investigadores de la Fundación Mo Ibrahim, pero su autor original es el profesor de Harvard Robert Rotberg, un personaje fascinante a quien tuve oportunidad de conocer bien. No tienen que estar de acuerdo con sus opiniones, pero no pierdan la oportunidad de ver y escuchar aquí a este espléndido orador.

- ¿Padece usted el vicio inconfesable de las estadísticas macroeconómicas? ¿acostumbra a cuajar sus conversaciones de café con términos como "sustitución de importaciones" o "productividad"? ¿sabe que Schumpeter no era un futbolista de Munich?: ésta es su página. Dani Rodrik es un economista brillante al que merece la pena seguir (aunque no escuchar: tiene las dotes de orador de un armadillo). Se prodiga poco en su blog, pero las últimas entradas polemiza de forma interesante sobre el fracaso del Consenso de Washington. Quizás les interese.

- Y hablando de economistas, ya está aquí el nuevo libro de Paul Collier (autor del sugerente Bottom Billion), que a este ritmo de publicaciones va a alcanzar a Barbara Cartland. Esta vez toca el tema del cambio climático y su impacto en el desarrollo. Ya se habrán dado cuenta de que ningún ensayista que se precie puede presentarse en sociedad sin haber escrito sobre este asunto. El problema, al parecer, es que en este caso Paul patina de forma ostensible. Pueden consultar aquí el análisis de D. Green y aquí la crítica demoledora de The Guardian. Después de esto dudo que me lea el libro, pero quizás alguno de ustedes lo haga y quiera enviar un comentario a este humilde foro.
[La foto es de Barbara Cartland, no de Paul Collier, que tampoco es el que aparece a su derecha.]

-  Y, finalmente, un toque revolucionario. Debo confesarles que los izquierdistas de la divina pomada (tipo Ignacio Ramonet) me aburren e irritan a partes iguales, pero reconozco que este vídeo de Daniel Cohn-Bendit en el Parlamento Europeo merece la pena. Si no lo han hecho ya, disfruten del efecto que produce lo evidente cuando nos lo muestran. [Gracias al blog de Irene Milleiro por la pista.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada